viernes, 6 de junio de 2008

LOS ABUELOS



Una tarde de primavera estaba el abuelo regando en la huerta cuando vio llegar un coche que anunciaba:
¡Ésta noche habrá fiesta en la Plaza del pueblo!
¡Venid todos a bailar con los mejores músicos del país!
-¿Has oído, Manuela? ¡Ésta noche tenemos baile!
-Sí, Manuel; pero yo no voy. Ya no soy una niña par andar de fiesta en fiesta.
El abuelo no dijo nada.
Miró al sol, que estaba a punto de esconderse en el horizonte, y se agachó a por una margarita que crecía entre la hierba.
Después se fue a donde estaba la abuela, le dio la flor y dijo:
-Pero tú eres muy bonita, Manuela. ¡Eres tan bonita como el sol!




La abuela sonrió y fue a mirarse al espejo.
-No es verdad. Soy fea como una gallina sin plumas -dijo ella, prendiéndose la margarita en el pelo.
-¡No digas eso, mujer! Tú eres bonita como el sol. ¡Y haz el favor de apurar que tenemos que ir a bailar!
La abuela fue al baño y, de una bolsa, sacó un lápiz.




-¿Qué vas a hacer con ese lápiz? -preguntó el abuelo.
-Voy a pintarme los ojos, que los tengo tristes como una noche sin luna.
-¡No digas eso, mujer! Tú eres bonita como el sol, con tus ojos tristes como las estrellas de la noche. ¡Y haz el favor de apurar que tenemos que ir a bailar!
La abuela sonrió y sacó un pincel.
-¿Qué vas a hacer con ese pincel?
-Voy a pintarme las pestañas, que las tengo cortas como las patas de una mosca.
-¡No digas eso, mujer! Tú eres bonita como el sol, con tus ojos tristes como las estrellas de la noche y tus pestañas cortas como hierba recién segada. ¡Y haz el favor de apurar que tenemos que ir a bailar!
La abuelas volvió a sonreir y, de la estantería, sacó un bote.
-¿Qué vas a hacer con ese bote?
-Voy a ponerme crema en la piel, que la tengo arrugada como un higo seco.
-¡No digas eso, mujer! Tú eres bonita como el sol, con tus ojos tristes como las estrellas de la noche, con tus pestañas cortas como hierba recién segada y tu piel arrugada como las nueces de una tarta. ¡Y haz el favor de apurar que tenemos que ir a bailar!
La abuela volvió a sonreir, dejó el bote y sacó una barra de labios.
-¿Qué vas a hacer con esa barra?
-Voy a dar brillo a mis labios, que los tengo secos como la tierra de los caminos.
-¡No digas eso, mujer! Tú eres bonita como el sol, con tus ojos tristes como las estrellas de la noche, tus pestañas cortas como hierba recién segada, tu piel arrugada como las nueces de una tarta y tus labios secos como la arena del desierto. ¡Y haz el favor de apurar que tenemos que ir a bailar!
La abuela sonrió, fue a la mesilla de noche y sacó un frasco del cajón.




-¿Qué vas a hacer con ese frasco?
-Voy a teñirme el pelo, que lo tengo gris como una nube de otoño.
-¡No digas eso, mujer! Tú eres bonita como el sol, con tus ojos tristes como las estrellas de la noche, tus pestañas cortas como hierba recién segada, tu piel arrugada como las nueces de una tarta, tus labios secos como la arena del desierto y tu pelo blanco como una nube de verano. ¡Y haz el favor de apurar que tenemos que ir a bailar!
La abuela sonrió y se fue al armario, a por una falda.
-¿Qué vas a hacer con esa falda?
-Voy a esconder estas piernas, que las tengo flaquitas como agujas de calcetar.
-¡No digas eso, mujer! Tú eres bonita como el sol, con tus ojos tristes como las estrellas de la noche, tus pestañas cortas como hierba recién segada, tu piel arrugada como las nueces de una tarta, tus labios secos como la arena del desierto, tu pelo blanco como una nube de verano y tus piernas flaquitas como las de una golondrina. ¡Y haz el favor de apurar que tenemos que ir a bailar!
La abuela colgó la falda, se fue a lavar la cara y sonrió delante del espejo. Después se agarró del brazo del abuelo y los dos se fueron hacia el baile.




Cuando llegaron, los músicos ya estaban tocando en el palco y todo el mundo estaba bailando.
El abuelo tomó a la abuela por la cintura y se pusieron a bailar.
Después, miró profunamente a los ojos de la abuela y le dijo:
-Manuela, tienes los ojos tristes y hermosos como las estrellas de la noche.




Entonces, la abuela miró muy dentro de los ojos del abuelo, y vió que también él tenía…
los ojos tristes como las estrellas de la noche y las pestañas cortas como hierba recién segada y la piel arrugada como las nueces de una tarta y los labios secos como la arena del desierto y el pelo blanco como una nube de verano y las piernas flaquitas como las de una golondrina.
La abuela se agachó a por una margarita, la prendió en el chaleco del abuelo y se acurrucó en su pecho.
Después miró al cielo, volvió a mirar al abuelo y, sin dejar de bailar, le dijo:
-¡Manuel, eres tan bonito como la luna!

domingo, 1 de junio de 2008

En la escuela caben todos

El topo que queria saber quien se había hecho aquello en su cabeza

Silvestre soy y de oveja voy!!!

Silvestre soy y de oveja voy!!!
Os presento a mis amigos del cole, estamos todos, Elvis (está vivo), Mickey, Blancanieves, ...

Tal como eres. Este es un video que le ha encantado a mamá y queremos compartir contigo.

PUEDO

PUEDO. Este es un video de un padre australiano (60 años), que compite junto a su hijo con parálisis cerebral en el IRONMAN. Un triathlón que consiste en nadar durante 4 km, otros 180 en bicicleta y un maratón de 42,5 km. los campeones lo hacen en 9 horas. Este padre lo consiguió junto a su hijo, en 17 horas. Éste video está dedicado para todos aquellos que luchamos por las diferencias individuales y ayudamos a crear UN MUNDO PARA TODOS.

SIMIL DEL VIAJE A ITALIA (nacimiento de un niño con discapacidad)

"cuando se va a tener un hijo es como si planearas unas fabulosas vacaciones a Italia: la Capilla Sixtina, el Coliseo...
se compran guias y se estudia un poco de italiano; se hacen las maletas y se despega.
y unas horas después, ya en tierra, la azafata se acerca y dice:
!Bienvenidos a Holanda!
-¿Holanda?. !Yo quería ir a Italia!
Yo había soñado con Italia; sin embargo me han traído a un lugar triste, sin interés.
Simplemente es distinto, algo mas tranquilo que Italia, menos deslumbrante que italia, pero cuando llevas alli un tiempo y te has tranquilizado, empiezas a descubrir que Holanda tiene molinos de viento, maravillosos tulipanes y hermosos Rembrandts.
Todos tus amigos no dejan de ir y venir de Italia y todos alardean de haberlo pasado muy bien.
Durante el resto de tu vida, te dirás: SI, AHI DEBERIA HABER IDO YO.ES LO QUE HABIA PLANEADO.
La pena que ello te causará, nunca, nunca, nunca desaparecerá, pero si te pasas la vida lamentando no haber conocido Italia, jamás conseguirás disfrutar lo que de especial y encantador tiene Holanda: algo tan inesperado...Un país tan diferente.

Pocoyo

Loading...

"La mierlita"

!Nos queremos un montón!

!Nos queremos un montón!